Pfizer: El lobby Goebbeliano que afecta a la Argentina

El gobierno tiende a caer en el juego de la oposición, lanzar la fake news aguantarla con sus medios amigos y que poco a poco se desinflen. Mientras tanto, el gobierno lo paga caro y a la oposición la alimenta. ¿Por qué seguimos hablando de Pfizer?

[Por: Lautaro Quagliaro] Miles de cosas se le pueden marcar a este gobierno para pegarle en un área sensible, el tema de vacunados VIP o que gracias a la pandemia, por consecuencia de las restricciones y por la gran crisis económica que padecemos desde 2018, seis de cada diez chicos son pobres. También ha quedado en segundo plano el problema de la restructuración del poder judicial o la imposibilidad de muchas familias de acceder a una vivienda.

La oposición, no solamente hablando en términos políticos sino también mediáticos, decidió pegarle al estado nacional en una de las áreas que mejor está haciendo las cosas, el acceso del país a diferentes vacunas. La vacunación y el acceso que tienen los países para conseguir vacunas es un tema de gran controversia, tanto por la dificultad de traer vacunas desde los países fabricantes como también la dificultad de acceder rápidamente a todas las dosis contratadas. Sabemos que traer en pocos viajes a todas las vacunas es imposible, no solo por un tema de tiempos, sino, por un tema de logística y demanda.

Hoy Argentina tiene asegurada un 63% (cantidad de dosis contratadas) de su población con alguna vacuna. De ese porcentaje 22,4 millones son de AstraZeneca- Oxford, 10 millones de Sputnik V y 30 millones de Sinopharm. Si hablamos sobre acuerdos asegurados de dosis de vacunas, la Argentina llegaría a 70% de su población cubierta con vacunas. Pero ¿porque seguimos hablando de Pfizer como si fuera la solución del problema? ¿Es casualidad esto? No, es un clásico de la propaganda política.

Decía Joseph Gobbels, en sus 11 principios de la propaganda, que uno de los principios de monopolización de la opinión pública es el “Principio de la exageración y desfiguración” es decir convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave. “Si el gobierno no trae Pfizer, no hay vacunas”, eso es lo que este dúo inseparable de la propaganda quiere vender a sus consumidores y votantes, si el gobierno no acuerda con Pfizer no existen otras vacunas, no existe la vacunación.

Otro principio que entra en esta argumentación y que podemos encontrar en los principios de Goebbels es el “Principio de orquestación”, donde la propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”. La mentira de que no hay vacunas y que el gobierno no quiere acordar con Pfizer, es parte de esa mentira repetida incansablemente hasta que se convierte en “verdad”.

Pero no podemos quedarnos con esas dos, aunque yo encuentro coincidencias entre los 11 principios de propaganda y la acción de la oposición, sino que las ultimas dos que voy a presentar son el “Principio de la silenciación”, acallar las noticias que favorecen al adversario, ayudados por los medios de comunicación afines. Esa es la más evidente, “¿el gobierno publica que se trajeron X cantidad de vacunas de Canadá? Bueno, digamos que el gobierno pidió coimas a Pfizer para traer vacunas y si lo desmienten lo sostenemos hasta que la gente se olvide con otra noticia”. Y por ultimo encontramos el “Principio de renovación”, que consiste en emitir informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario quiera responder o quiera desmentir el público esté ya interesado en otra cosa. 

Esta semana en los medios se habló de que el gobierno no habría aceptado vacunas de Pfizer, a través del sistema COVAX y que esas dosis no se trajeron. Bueno, no solo que es mentira, sino que las dosis que Argentina tenia aseguradas se trajeron en otras dosis. Argentina no perdió dosis solo eligió otras. Esta confusión se dio luego de que Santiago Cornejo, el titular para América Latina del mecanismo COVAX dijera en una conferencia, “antes de hacer cada acuerdo le preguntamos a Argentina y a los países opcionales si quieren acceder a esa vacuna. Y en el caso de Pfizer nos han dicho que no” esta frase que usó la oposición al gobierno para atacarlo podemos ver que Cornejo habla de como el gobierno parece rechazar las dosis que eran de Pfizer. Pero como siempre, se trató de tergiversar lo que había dicho el titular del mecanismo COVAX. Lo que sigue de esa declaración es lo importante, donde aclara, “Los países que se autofinancian tienen dos modelos, uno de compra comprometida y otra de compra opcional. Argentina es compra opcional. Entonces nosotros antes de firmar un acuerdo con cada compañía farmacéutica le damos la posibilidad al país de decidir si quiere que sumemos a la demanda en ese acuerdo. Si el país dice que no, obviamente eso no significa que van a recibir menos dosis de nosotros, sino que no van a recibir de ese candidato”.

El entonces ministro, Ginés González García, le escribió a Cornejo, argumentando que no contaban “todavía con la documentación antes requerida para evaluar las condiciones de dicha compra”. 

Luego de la confusión con sus dichos, el director de Covax mandó un email a Carla Vizzotti para aclarar sus dichos sobre Pfizer y eso terminó de arruinar una noticia que servía como argumento político.

La respuesta de Santiago Cornejo a la polémica sobre si el gobierno rechazó las vacunas de Pfizer.

“Cuántas vacunas se distribuyeron a través del fondo Covax en todo el mundo?”, se preguntó la periodista Rosario Ayerdi en un tweet publicado luego de la polémica con el sistema COVAX, “De AstraZeneca: 35 millones, De PfiZer: apenas supera el millón. La máxima cantidad de dosis que entregó por país es de apenas 117 mil dosis. Miramos las migajas que caen de la mesa”. Osea que Argentina tendría en este momento, si hubiera arreglado con el sistema COVAX, alrededor de 117 mil vacunas de Pfizer, ¿Eso sería suficiente para detener la crítica de la oposicion? No lo creo, es más, buscarían otras cosas para criticar de ese contrato.

¿Cómo funciona un Lobby de parte de una o unas farmacéuticas?

Hace un tiempo, el medio ElDiarioAR, publicó un informe donde cuentan las maniobras del lobby de las grandes farmacéuticas en Bruselas, Belgica, para conservar las patentes de vacunas y tratamientos contra la COVID-19. En ella, la investigación de Corporate Europe Observatory muestra las maniobras del gran lobby farmacéutico EFPIA (Federación Europea de Industrias y Asociaciones Farmacéuticas) para presionar a la Comisión Europea. EFPIA es el principal grupo de presión de las grandes farmacéuticas en Europa, con un gasto en lobby de hasta 5,5 millones en 2020 con la participación de 25 lobistas (4,6 millones en 2019) y ha dejado clara su oposición a “cualquier flexibilización de los derechos de propiedad intelectual”. Los documentos muestran que varios departamentos de la Comisión Europeas se han mantenido en estrecho contacto con la EFPIA desde el estallido de la pandemia. Incluidas conversaciones sobre suministros, sobre todo en los primeros días, y sobre asuntos más políticos, entre ellos los derechos de propiedad intelectual. 

Te lo dejo debajo para que lo leas completo.

https://www.eldiario.es/sociedad/maniobra-bruselas-lobby-grandes-farmaceuticas-conservar-patentes-vacunas-tratamientos-covid-19_1_7833862.html

El lobby en Argentina conducido por un viejo conocido

El encargado de administrar la publicidad de Pfizer en Argentina es Miguel de Godoy, ex titular del ENACOM durante el gobierno de Macri, a través de su agencia llamada MDG. ¿Casualidad?, a ver si sumas los medios alineados al gobierno de Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Diputados de JxC haciendo preguntas sobre porque el gobierno no trae vacunas de Pfizer, el ex titular del ENACOM que administra la publicidad e Pfizer, creo que te da un numero redondo.

Mientras tanto, comienza la producción de la Sputnik VIDA en Argentina

El Instituto Gamaleya aprobó el control de calidad y comienza la producción masiva de Sputnik V en la Argentina. Las vacunas rusas Sputnik V fabricadas por el laboratorio argentino Richmond fueron aprobadas por el Instituto Gamaleya y en la próxima semana comenzará la producción masiva en el país, el dato fue confirmado por la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

Este proyecto consta de varias etapas, una primera que empujará la producción con el principio activo que vendrá directo desde Moscú para paliar la emergencia y la escasez de inoculantes que presenta el caso argentino; y una segunda etapa, con la construcción de la planta de Pilar finalizada y la fabricación en escala, dando lugar a una tercera etapa para exportar los inoculantes contra el COVID-19, entre otros, hacia la región y el mundo.

En una segunda etapa, la Argentina tendrá todo el ciclo de fabricación de la vacuna rusa a partir de la construcción de una nueva planta del laboratorio Richmond.

La eficacia de esta vacuna según los estudios científicos publicados en Lancet, es del 91,6%, una de las tasas más altas registradas hasta la fecha. Además, recientemente, un nuevo estudio realizado sobre los casi 4 millones de rusos que han sido vacunados con esta fórmula arrojó una eficacia del 97,6%.

Argentina lleva cerca de 14 millones de personas vacunadas, con un porcentaje de 28 inoculados cada 100 personas (Fuente: https://www.nytimes.com/interactive/2021/world/covid-vaccinations-tracker.html ). La realidad es que la oposición hace su juego y el gobierno siempre tiende a responder tarde cuando el daño ya está hecho. La única verdad es que la mejor vacuna es la que hay disponible, no lo digo yo lo dicen los expertos en el tema. No es que Pfizer sea la mejor o que sea la peor. Tampoco creo que sea un tema de ideologías, que muchas veces se dice que el gobierno no acepta las Pfizer porque están alineados con Rusia. Creo que el problema radica en el lobby que se la hace a Pfizer en Argentina y que desvía el foco de otras cosas, no solo del plan de vacunación que lleva el gobierno.

Dejá una respuesta