La evolución de un gran duelo: Max Verstappen y Lewis Hamilton, ¿La nueva rivalidad que necesita la Fórmula 1?

La polémica por la peligrosa maniobra que protagonizaron ambos pilotos ayer dio inicio a muchos debates, uno de ellos al del nacimiento de una nueva rivalidad. Por Juan Ignacio Leiva.

Siempre en lo más alto. Max y Lewis son la cara visible en la Fórmula 1. Foto: AFP|Christophe Simon.

[Por Juan Ignacio Leiva] Desde su creación en 1950, la Fórmula 1 fue la cuna de los enfrentamientos más emocionantes en la historia del automovilismo. Ayrton Senna y Alain Prost. James Hunt y Nikki Lauda. Michael Schumacher y Mika Hakkinen. Nigel Mansell con Nelson Piquet y Prost. Estas fueron solo algunas -las mejores- de las tantas que nos brindó la categoría reina del automovilismo, las cuales escasean desde hace ya varios años. Esto no quiere decir no hubieron grandes duelos desde entonces, sino que lo que estuvo ausente fue esa expectativa por ver el duelo entre dos pilotos que sean la cara visible de la categoría.

Pero en los últimos tiempos hay un enfrentamiento en pista que está llamando la atención del público propio y ajeno de la F1: Lewis Hamilton vs Max Verstappen. Si bien fueron protagonistas de grandes carreras del 2016 en adelante; en este 2021 las cosas parecieron cambiar tras la mejora en el rendimiento de Red Bull y por la madurez que adquirió Mad Max últimamente. ¿Tiembla el reinado de Sir Lewis?

La joven promesa que ya es realidad y el experimentado con un hambre de gloria infinita, una rivalidad que apenas está surgiendo. Foto: Dan Istitene – Formula 1| Getty Images.

Lewis Hamilton: El campeón que se convirtió en leyenda gracias a Mercedes

Desde el inicio de la era híbrida (2014-Actualidad) en la Fórmula 1 sólo un equipo fue capaz de coronarse cómo el campeón: Mercedes-Benz AMG F1. El “monopolio” de los alemanes en la categoría fue tan avasallante que se quedaron con todos los títulos disputados hasta la fecha, tanto en el mundial de constructores cómo el de pilotos. En este último el dominio le corresponde a Lewis Hamilton, que ganó casi todos, fallando únicamente en el del 2016 cuando lo derrotó otro piloto de Mercedes, Nico Rosberg.

Pero ninguno de sus compañeros, pese al título logrado por Rosberg, pudieron realmente ser superiores. El hecho de haber roto tantos récords y ser el piloto predilecto para Toto Wolff (Director de Mercedes) fue algo que destruyó la moral de ambos coequipers en su momento.

Ya con el título del 2008 en su haber -lo consiguió en McLaren tras vencer a Felipe Massa (Ferrari) en el mano a mano-; más los seis que obtuvo en la era híbrida, el británico se convirtió en el rey de la F1 sin problemas. Hasta que apareció una joven promesa para cambiar todo.

Max Vestappen: El diamante en bruto que tapó el hueco en Red Bull

Con la salida de Sebastian Vettel del equipo en 2015 -fue tetracampeón con la escudería austríaca-, el equipo de la bebida energizante tenía que buscar un sucesor para el alemán. Habían depositado su confianza en dos pilotos de su academia: Daniel Ricciardo, que se había sumado el año anterior; y Daniil Kvyat, quién se encontraba en Toro Rosso.

Los flojos rendimientos del ruso en esa temporada y en la posterior, hicieron que fuera reemplazado por otro corredor del equipo satélite: Max Verstappen. Con sólo una temporada completa como piloto de la categoría, tuvo que subirse a uno de los autos más rápidos con apenas 17 años y, creer o reventar, superó todas las expectativas habidas y por haber. Debutó en el Red Bull Racing en el GP de España con una victoria -aprovechando la pelea entre Rosberg y Hamilton, quienes no ganaban desde el 2014 en el GP de Hungría (D.Ricciardo).

De ahí en adelante el resto es historia. 15 victorias, 50 podios, 8 poles, 14 vueltas rápidas en 129 grandes premios disputados. Todo hizo lo consiguió con apenas 23 años.

Gran Premio de Gran Bretaña 2021: El nacimiento de la rivalidad que necesita la Fórmula 1

Desde el 2018 Max empezó a colarse entre los primeros puestos del campeonato, peleando por el podio con sus compañeros -Ricciardo y Alexander Albon- y los Ferraris. Muy de vez en cuando podía batallar por una victoria con los Mercedes de Hamilton y Valtteri Bottas, quienes no tenían comparación alguna con ningún otro equipo.

A pesar de eso, el neerlandés se las ingeniaba para aprovechar los escasos errores de los alemanes o para sacarle jugo a una estrategia de los suyos para ganar. Incluso, el año pasado pudo mojarle la oreja al igualarlo en cantidad de podios y victorias al finlandés, terminando detrás de él en el campeonato (3°) por sólo nueve puntos.

Con el comienzo del campeonato actual, Red Bull logró igualar el ritmo de Mercedes, tanto en clasificación cómo en carrera. Fue así que por primera vez había un rival externo para los teutones; y ese es Max Verstappen, ahora con la ayuda del mexicano Checo Pérez.

En lo que va del año entre los dos protagonistas de esta historia se repartieron nueve de las diez carreras disputadas hasta el momento –la otra la ganó Pérez en Azerbaiyán-. Cuatro fueron para el heptacampeón, mientras que las cinco restantes se las quedó Max. En cada una de ellas ambos estuvieron peleando por el triunfo o entre sí para sumar puntos fuertes en el campeonato; pero en la carrera de ayer ocurrió un incidente que marca un antes y un después en la relación entre los dos animadores del torneo 2021.

El día después del polémico toque: ¿Qué pasará de ahora en adelante?

De la maniobra ya está todo dicho. Que si Verstappen se cierra antes, que si Hamilton no dobla por todo el lado interno posible, de las intenciones de cada uno y un largo etcétera que corre el verdadero foco de atención. Nunca habían tenido un entrevero de tal magnitud; en el que uno termine directamente en el hospital, mientras que el otro celebraba la victoria cómo si nada hubiera pasado.

Justamente fue eso lo que desató la bronca de Max, quién se manifestó en sus redes sociales: “Me alegro de estar bien. Muy decepcionado por haber sido eliminado así; la sanción dada no nos ayuda y no hace justicia a la peligrosa jugada que Lewis hizo en la pista. Ver las celebraciones en el hospital es un comportamiento irrespetuoso y antideportivo, pero seguimos adelante” declaró ante los efusivos festejos de Lewis.

No se quedó atrás el local que, a pesar de los 10 segundos de sanción, se hizo con el triunfo: Pienso que (Verstappen) ha defendido su posición de una manera excesivamente agresiva. Es más, diría que no necesita ser tan agresivo como tiende a ser. Yo estaba a su lado y no me ha dejado apenas espacio. Esté de acuerdo o no con la penalización, seguiré adelante, encajaré el golpe y no dejaré que nada me detenga, opinó en la transmisión minutos después del final.

Vale aclarar que el británico se enteró de la noticia sobre la hospitalización después del podio, aunque no quita lo extraño que fue su efusividad pese a la sanción.

Conclusión: ¡Se viene el show de Hamilton vs. Verstappen!

Arrancó la guerra. Sólo siete puntos los separan del mundial de pilotos con 12 fechas por disputarse, en los que irán por todo, ya con el hielo roto para luchar de cualquier manera por un sólo objetivo, el título de campeón. Entre esas fechas está el GP de los Países Bajos, dónde el local ahora será Verstappen.

Pero la cosa no se queda sólo en una lucha por el campeonato. En el medio entran varios factores; cómo si Max tiene “chapa de campeón” o si Lewis conseguirá su octava corona ahora que tiene “un verdadero desafío” al tener un rival a la par suya. El tiempo lo dirá. Todavía falta que se dispute más de la mitad del torneo, pero es sumamente destacable que estemos presenciando el nacimiento de una rivalidad histórica en la Fórmula 1.

Dejá una respuesta