¿En la isla no hay Covid?

El calor de verano ya se empieza a hacer presente y tras varios fines de semana de mucho sol, volvieron los días de isla. Un sano momento para disfrutar de la naturaleza en el que lamentablemente se convierte en fiestas clandestinas sin distanciamientos ni protocolos respetados. Por Lucas Monza.

[Por Lucas Monza]. Comenzaron los días de calor y empezaron los días de descontrol. Ya van varias semanas en las que se viralizan videos e imágenes de “boliches” al aire libre en la zona de las islas frente a la ciudad de Rosario. Música, alcohol y amontonamiento hacen de pensar en que estamos en un momento de normalidad. Pero no. La pandemia del coronavirus sigue su curso, con una disminución notable en la curva de contagios pero aún sin la vacuna, la enfermedad no terminó.

Sin distanciamiento, sin tapabocas y hasta compartiendo el mismo vaso de alcohol, jóvenes y también adultos se ven disfrutando como si nada pasara. Y no digo que no haya que disfrutar, tampoco de que hay que quedarse encerrados, ese momento ya pasó, muchos intentaron hacer las cosas al pie de la letra y gracias al incansable trabajo del personal médico las cosas no estuvieron tan difíciles. Pero algunos aún no toman conciencia y parece que no les importan los cuarenta mil muertos que tuvimos en la Argentina a causa del Covid-19.

Porque como lo he dicho en otras notas, te puede tocar a vos, o a tu viejo, vieja, tío, tía, abuelo, abuela o cualquier ser querido. Parece que el haber estado encerrados ahora significa que hay que tirar todo a la mierda y “batir cualquiera”. Y no es así. Vamos a llegar a fin de año con posibilidades de pasar un grato momento en familia gracias a que se hicieron cosas bien, pero a poco de esto, se registran cada vez más fiestas prohibidas, amontonamientos y eventos sin respetar un solo protocolo, lo que genera que esos contagios que bajaron puedan volver a multiplicarse si se sigue así.

Párrafo aparte para nuestras autoridades, que hacen la vista gorda o terminan siendo incompetentes en los que les toca para que esto siga pasando. Y me pongo en el lugar del dueño de un boliche, de un bar con shows en vivo o de propietarios de salones de fiesta y ver estas imágenes deben dar, cuanto menos, mucha bronca. Desde marzo inhabilitados pero si cruzas el río, vas a un parador y hay parlantes, música, alcohol y concurrencia masiva sin ningún tipo de control.

Esto pasa y seguirá pasando si no tomamos un poquito de conciencia. Nadie te obliga a quedarte encerrado, nadie te obliga a no ir a la isla (algo que está permitido), pero lo que podés hacer es intentar respetar a esos médicos que dejaron la vida, a esos que no da más, que doblegan esfuerzos y esos que están también ahora están peleando por su propia salud. El distanciamiento es fundamental, el tapabocas reduce la posibilidad de contagios. Nos podemos divertir cumpliendo las normas. El virus todavía no se fue, o ¿En la isla no hay Covid?

Dejá una respuesta