El fin de la clandestinidad

Las mujeres que quieran o necesiten abortar, podrán hacerlo legalmente. Las mujeres que no quieren abortar siguen con el derecho y la libertad de no hacerlo. Ni más ni menos, eso se decidió esta madrugada en el congreso argentino.

[Lautaro Quagliaro] El reloj daba las 4:36 de la mañana del día miércoles 30 de diciembre cuando la presidenta del Senado de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, comunicaba que el proyecto de Aborto, Legal, Seguro y Gratuito, era ley en la Argentina. Miles de militantes fuera del congreso y en todos los rincones del país festejaban que luego de tantos años de lucha, se obtuvo el resultado esperado. Creo que hoy queda claro que no solo la militancia política y social obtuvieron una victoria significante, sino, que la militancia feminista logró uno de los hitos más importantes de la historia de la lucha por los DDHH de nuestro país.

Pero el movimiento feminista logró una victoria mucho más importante que la aprobación de esta ley. Porque enfrentadas a ellas no sólo estaban las personas que se oponían al aborto, sino que tenían una de las instituciones más grandes del mundo como la iglesia, que aún hoy siguen teniendo muchos adeptos de distintos rangos etarios y económicos. Porque lo que caracteriza a los movimientos eclesiásticos es la llegada que tienen donde muchas veces el Estado no llega. El movimiento Feminista dio el gran paso que se ha dado en muchos países, como por ejemplo, en Estados Unidos donde el aborto es legal en la mayoría de los estados desde 1973 y también en países como Francia, Italia y Sudáfrica. Aquí en América Latina tenemos a nuestros vecinos del otro lado del charco, pioneros de la lucha por los derechos humanos en este caso los derechos de la mujer.

Se termina una era en la República Argentina, donde se han dicho muchas mentiras sobre los países donde se ha legalizado el aborto. Esa mentira de que si se legalizaba el aborto iban a salir todas a abortar o que es un “genocidio”. Para eso recordemos las palabras del biólogo Alberto Kornblihtt qué intervino en el debate por la ley de la interrupción voluntaria del embarazo en el 2018 y que se cruzó con una los grandes embanderadas del movimiento “próvida” donde afirmó que -“La biología no define vida humana, sino que define vida. La vida es la forma de organización particular de la materia que cumple con dos condiciones esenciales: reproducción y metabolismo. La definición de vida en sentido estricto está referida solo a las células. Están vivas las células del embrión, del bebe, del adulto, pero también están vivas las células de los espermatozoides que se eyaculan fuera de la vagina, los óvulos que son eliminados con cada menstruación, las células de la placenta que se desecha en cada parto. Un embrión está formado por células vivas pero todavía no es un ser humano. El concepto de vida humana es una convención arbitraria que responde a acuerdos sociales, jurídicos o religiosos, pero que escapa al rigor del conocimiento científico”- y luego de una discusión acalorada con la senadora donde esta le consulto al biólogo que si recomendaba los abortos eugenésicos, el respondió, -“No, el aborto no se recomienda. Es una opción, nunca se recomienda. Jamás. Yo estaría en contra de que se recomiende. No es nada gratuito ni nada feliz de hacer, es una opción”-.

Detrás de tantos años de lucha feminista y detrás de tantos años de clandestinidad, quedan personajes nefastos de la sociedad, como Teófilo Homeraldo Plasencia, ´El doctor muerte´, qué fue durante mucho tiempo la cara del aborto clandestino en la Argentina. Este personaje tenía un consultorio clandestino en la ciudad de Claypole, en este consultorio te encontrabas con imágenes de la Virgen, bebés de juguete ensangrentados con una leyenda en la panza que decía “bienvenidas”,  ampollas rotas de anestésicos y manchas de sangre en el piso. Todo eso debían ver las mujeres cuando entraban al consultorio clandestino, pero estas escenas parecidas a una película de terror, ya no tendrán lugar en nuestro pais.

Pero tratemos de entender porque en 2018 la ley no fue reglamentada a diferencia de este año.

El apoyo  de la mayor parte del poder ejecutivo, al mando del presidente Alberto Fernández y de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, fue realmente un gran empuje para que esta ley sea realidad.

La influencia y la insistencia de la ´Marea Verde´ uno de los movimientos más grandes y antiguos de Latinoamérica. Pionero en derechos como el voto femenino y la igualdad de derechos ante los hombres. Durante mucho tiempo esta ´marea´ llevó a cabo varias manifestaciones importantes como la de ´ni una menos´. El movimiento feminista argentino es influyente para varios movimientos similares en las capitales más importantes de Latinoamérica. Su influencia se basa en la creación de asambleas y congresos; Pero, el más famoso e importante es el ´Encuentro Nacional de Mujeres´, que durante mucho tiempo ha sido el punto de encuentro de todas las feministas en la Argentina. Un espacio hecho para para escuchar, hablar, plantearse, replantearse y conocerse.

Pero el punto clave para que el aborto sea legal hoy en Argentina, es el cambio de mentalidad de algunos legisladores, que estaban en contra del proyecto o se abstenían por diversos motivos y que esta vez decidieron  no darle la espalda a la historia y votaron a favor del proyecto.

Ahora, hablando un poco de política y saliendo del tema del aborto, durante esta mañana ha habido muchísima efervescencia en redes sociales por seguir tratando de conquistar derechos como ´Iglesia y Estado asunto separado´, la legalización de la marihuana o la opción de la eutanasia, que son discusiones que seguramente se van a dar en Argentina en los próximos años. Pero, muchas veces hay que bajar a la Tierra, bajar a la realidad de nuestro país donde 6 de cada 10 chicos no comen y viven debajo de la línea de la pobreza, donde tenemos un índice de pobreza del 40% y también es bueno ver porque en el norte del país hay un amplio apego a la religiosidad y un amplio apoyo hacia el movimiento ´provida´. Será porque la iglesia estuvo en esos lugares donde otros no querían ir o donde diversos gobiernos han destruido. Donde muchas veces la fe es lo único a lo que esos compatriotas se apegan, porque es lo único que tienen.

A partir de ahora se abre una nueva puerta en la Argentina, qué es la de un nuevo derecho adquirido, hacer de tu cuerpo lo que vos pensas que es lo mejor. Es el momento de dar el otro paso, que es la lucha por la implementación de la ESI en todas las escuelas del país, para prevenir embarazos no deseados y enseñarles a esos niños y niñas que su cuerpo es propio y que nadie tiene derecho de tocarlo. La legalización del Aborto debe ser la puerta de entrada de otros derechos, pero nunca olvidarse de las complicaciones que tenemos en el país y de aquellos olvidados que hoy no están pensando en el aborto o en la separación de la iglesia y el estado, sino en que ponen en el plato esta noche para comer.

Dejá una respuesta