Duras palabras del preparador físico de Maradona: “Supe que era su final en su último cumpleaños”

El histórico preparador físico del Diez recuerda la aparición del Diez en cancha de Gimnasia el 30 de octubre de 2020. Cómo lo atravesó su muerte y un perfil minucioso del hombre que conoció de cerca.

Fernando Signorini, el histórico preparador físico que estuvo junto a Maradona, vio por televisión la última aparición del Diez en una cancha de fútbol e inmediatamente supo que el final estaba cerca. Llamó a un amigo y le dijo: “No le quedan ni tres meses así”.

Es viernes 30 de octubre de 2020. Vuelve el Fútbol Argentino después de 8 meses de parate por la pandemia de Coronavirus. Juegan Gimnasia y Esgrima de La Plata contra Patronato. Diego Maradona, que cumple 60 años, entra a la cancha caminando con muchísima dificultad ayudado por dos personas. 44 años después de su debut en Argentinos Juniors, esta será su última vez en un campo de juego.

En la cancha lo esperan el titular de la Superliga, Marcelo Tinelli, el presidente de la AFA, Claudio Tapia y el presidente de Gimnasia, Gabriel Pellegrino. Le entregán una plaqueta y dos tortas a modo de homenaje.

Desde su casa, Fernando Signorini mira la escena del “cumpleaños” de Diego por televisión: “Cuando vi esa exposición incomprensible a la que prácticamente lo obligaron, tal vez para cumplir con algún compromiso con los sponsors, recuerdo que a los pocos minutos hablé con un amigo y y le dije: es el final, no le quedan ni tres meses así. Y bueno, me equivoqué por bastante, porque falleció a los 25 días”.

Signorini conoció a Diego en Barcelona en 1983 a través de César Luis Menotti. Poco después de su llegada, el jugador vasco Andoni Goikoetxea le fracturó un tobillo a Maradona en una recordada final de Copa del rey entre Barcelona y Athletic de Bilbao.

El “Ciego”, como lo apodó Diego por sus múltiples problemas en la vista, empezó a trabajar con él en su recuperación. Y así se transformó en su profe personal. Después lo preparó para 3 mundiales (1986, 1990, 1994), lo acompañó en su aventura en Napoli y fue miembro del cuerpo técnico en Sudáfrica 2010. Juntos construyeron una relación de respeto y admiración mutua. Diego veía en Signorini a un profesional intachable.

Signorini también acompañó de cerca a Maradona en su consagración en el mundial de México ‘86 y en su caída por doping en Estados Unidos ‘94. Tuvo palco preferencial en la tarde de “la mano de Dios” y cuando a Diego le “cortaron las piernas”.

Dejá una respuesta