Dura despedida para la selección de básquet en Tokio

El alma cayó en cuartos de final ante un inspirado combinado australiano.

Foto: FIBA.

Se terminaron las ilusiones para el básquet de conseguir alguna medalla en Tokio 2020. Argentina se quedó afuera de los Juegos Olímpicos luego de caer abruptamente esta mañana frente a Australia por una diferencia de 38 puntos. Sin embargo, más allá de la derrota, toda la atención por el lado argentino se la llevó Luis Scola, quién jugó su último encuentro vistiendo los colores celeste y blanco.

Argentina 59 – Australia 97

Nuevamente la albiceleste tuvo un gran comienzo en el primer cuarto. Estuvo muy atento en el apartado de rebotes tanto en defensa cómo en ataque; justamente ese fue uno de los motivos por los cuales los de Hernández, comandados por Nicolás Laprovittola y Facundo Campazzo en ataque junto a Scola en defensa, se mostraron cómo el equipo más sólido. La ventaja en el 1Q era de cuatro puntos (22-18), pero esta se desmoronaría.

Pero todo lo sólido se desvanece tarde o temprano. De la misma manera que sucedió ante España, los jugadores no supieron mantener el ritmo defensivo de presionar y recuperar rápidamente cuando no se tenía la posesión. Esto salió caro; ya que Australia se destapó en la línea de tres de la mano de Patty Mills (18 puntos), Matisse Thybulle (12), Jock Landale (12), entre otros.

No cambiaría esta tendencia para el segundo tiempo dónde Argentina seguía con una pésima producción ofensiva; además de tener ciertas desatenciones en campo propio, llegando a tener 13 pérdidas hasta ese momento. Aunque también cabe resaltar que Australia se mostró muy firme en defensa, lo que marcó una diferencia previa al último período a su favor de doce puntos (48-60). La moral del equipo estaba en declive. Anotar se le hacía cada vez más difícil y el aro estaba cuesta arriba.

Sobre el final el alma terminó de perder la cabeza. Culminó el encuentro con apenas 8 triples convertidos de 30 intentados; 17 pérdidas en total y un pobre 33% de efectividad en tiros de campo.

Si bien el partido fue para el olvido, lo que quedará para el recuerdo será la despedida que tuvo Luis Scola. La leyenda deportiva, ganador de la medalla de oro en Atenas 2004, puso fin a su trayectoria como jugador de la selección tras más de veinte años representando al país.

Dejá una respuesta