Emoni Bates tiene solo 18 años, pero su vida en el baloncesto ya tiene suficientes capítulos para llenar una novela. A los 15 años, Bates estaba siendo promocionado como una futura persona famosa de la NBA, haciendo comparaciones con “un Kevin Durant más joven” por ESPN y mencionado a “suele parecerse a un 6 ‘9” Stephen Curry”, en una historia de portada de Sports Activities Illustrated.

A partir de ese momento, la curiosidad se desvaneció: la sinuosa carrera de la escuela secundaria de Bates enfrió una gran cantidad de hipérboles, y los exploradores notaron su destructiva envergadura, protección inestable y mentalidad de disparar primero, segundo y tercero que lo hacían difícil de adaptar a los edificios de personal convencionales. . Bates se graduó temprano y se dedicó a Memphis, comenzando su primer año como un joven de 17 años que fue el jugador más joven en el baloncesto escolar. Después de 18 partidos desiguales, estuvo fuera de la alineación durante casi el resto de la temporada con una misteriosa lesión en la espalda.

Bates ingresó al portal de cambio y pasó por alto los regalos más grandes para regresar a su estado natal para jugar para uno de los peores equipos en el aro escolar, los japoneses Michigan Eagles. Tan pronto como llegó al campus, fue arrestado por los precios de las armas.

Justo cuando parecía que Bates había alcanzado su punto más bajo, les recordó a todos su inmensa experiencia en el momento en que tomó la cancha para el Michigan japonés. Bates colgó 30 puntos sobre Michigan en su debut con los Eagles, perdió 36 puntos sobre Carolina del Sur un mes después y siguió logrando grandes actuaciones de puntuación en el medio. El martes por la noche, Bates tuvo su mejor juego hasta el momento: 43 puntos en 9 de 14 tiros desde el rango de tres puntos, incluidos 29 puntos seguidos durante la primera mitad. Mira los aspectos más destacados excepcionales aquí:

La efectividad de tiro de Bates en la noche fue increíble: acertó 15 de 23 desde el campo y solo ganó cuatro viajes a la línea de tiros libres (haciendo los cuatro) el juego completo. A pesar de que todos los jugadores de Toledo se dieron cuenta de que Bates estaba tratando de calificar la pelota, continuó regulando el tiempo de la ofensiva en cada posesión con un tiro fuerte tras otro.

Toledo venció al japonés Michigan, 84-79, de todos modos. Los Eagles tienen marca de 4-16 en el año y actualmente se ubican como el equipo No. 333 de 363 en DI esta temporada, según KenPom. No estuvieron mejor en la temporada final sin Bates, terminando 10-21 y clasificando No. 316 en KenPom.

Los Eagles también pueden ser horribles, pero Bates ha sido legítimamente un anotador estelar durante todo el año. A días de su decimonoveno cumpleaños, ha rejuvenecido su carrera en el baloncesto y podría decir que ha recuperado nada menos que algo de curiosidad por la NBA. Tuvimos a Bates como la elección total No. 26 en nuestro último borrador simulado de la NBA de 2023.

Bates sabía que él solo no iba a elevar el Michigan japonés a la prominencia (los problemas de este sistema son demasiado profundos para eso), sin embargo, ha inyectado placer real en todo el programa. Estos destellos de estrellas que confirmó a una edad tan temprana todavía están en todas partes en la cinta: tiene mucha versatilidad como tirador, golpeando pasos atrás en el regate, operando pantallas redondas y drenando tiros del rango pasado de la NBA. Ha demostrado que suele ser un anotador constante todo el año, incluso cuando no es el tirador más amigable con el medio ambiente (entró en el deporte tomando tiros ligeramente por debajo del 35 por ciento de tres). Todavía es uno de los estudiantes de segundo año más jóvenes del país, y sigue mejorando.

Por último, Bates tendrá la edad suficiente para entrar en el Draft de la NBA este verano, y si declara, obtendrá todas las oportunidades para demostrar que puede ganarse un lugar en la liga, ya sea que sea reclutado o no. Independientemente de su futuro, la forma en que Bates lo ha cambiado califica como una de las muchas historias para sentirse bien de la temporada de baloncesto escolar.

Sin embargo, una historia con tantos giros y vueltas puede tener un final feliz.

Por Juan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *