24 de marzo: La memoria estalla hasta vencer

A 45 años del golpe y ante la imposibilidad de reunirse y abrazarse, seguimos pidiendo justicia por los 30 mil desaparecidos, sin movilizacion pero con memoria. Cárcel a los genocídas.

[Por: Lautaro Quagliaro] Ha pasado mucho tiempo, muchos sucesos y muchos presidentes, pero los vestigios de aquellos siete años (1976-1983) donde Argentina quedo sumida en una depresión económica, politica y principalmente social, siguen hasta el dia de hoy. La dictadura no pudo triunfar en su proyecto cultural de censura y ultraconservadurismo, pero su proyecto de hacer mierda para siempre a la clase obrera más fuerte de latinoamérica se cumplió con todo éxito.

Aún recuerdo las imágenes de cuando en un televisor pequeño de la escuela, nos mostraban las películas “La historia oficial” y “La noche de los lápices”. Aquellas imágenes todavía me provocan escalofríos, todavía tengo las imágenes de esos actores intentando expresar los sentimientos que tenían aquellos que vivieron esta época nefasta. Pero lo que siempre me sorprendió, aun naciendo en una familia de raíces sindicales y políticas, era ver a mujeres que nunca suspendieron sus pasos hacia adelante buscando la verdad, unas con el paso del tiempo supieron que esas noches yendo a tocar puertas preguntando por sus hijos y nietos no era en vano; otras, sin embargo, siguen esperando ese momento de saber dónde se llevaron o donde se enterraron a sus familiares.

Una historia de miserabilidad y redes sociales.

¿Que pasaria si un dia te encontras en las redes con un familiar tuyo desaparecido en la dictadura? Esto le paso a una periodista que se encontró en Twitter con su mamá, Irene Bruschtein, que fue secuestrada en 1977 junto a su papá y ahí estaba, en Twitter, con su cara de nena. Alguien usó su nombre y su foto para convertirla en troll. Como biografía del perfil solo figuraba “Frente de Todes” y un solcito. Pero su último mensaje era crítico al gobierno y muchos de los supuestamente favorables eran burdos y con faltas de ortografía.

Lo berreta y ordinario de la cuenta es que una de las cuentas que interactúan con la que se hace pasar por su madre tiene como nombre Raimundo Villaflor. Villaflor fue un dirigente de las Fuerzas Armadas Peronistas secuestrado en agosto de 1979 y asesinado en la Escuela de Mecánica de la Armada, su usuario es @Desap1237.

El significado de los números ante la falta de datos ¿Fueron 30.000?

Muchos sectores políticos, grupos económicos y mediáticos, buscan relativizar el horror del genocidio, minimizar su envergadura y deslegitimar la histórica lucha emprendida por los organismos de Derechos Humanos, investigadores y militantes para reconstruir los datos que la dictadura cívico-militar intentó silenciar, ocultar y eliminar. Los mismos sectores políticos y economicos que buscan relativizar el horror de la última dictadura eligen como vía el cuestionamiento a la cifra de desaparecidos. Más allá del reconocimiento de la propia dictadura, que hasta 1978 ya admitía que llevaba desaparecidas 22.000 personas. Hace un tiempo el escritor Martín Kohan explicó las razones por las cuales permanece por el momento inamovible.

“La discusión no es entre 8000 casos probados y 30.000 casos no probados. A mi criterio, lo que la cifra 30.000 expresa es que no hay pruebas porque el Estado no da la información respecto de lo que pasó. La represión fue clandestina y fue ilegal, no pasó por ningún sistema judicial, fue tan clandestina como los centros clandestinos de represión y de tortura. Y la cifra de 30.000 expresa que no sabemos exactamente cuántos fueron porque el Estado ilegal, que reprimió clandestinamente, no abre los archivos, no da la información de dónde están los desaparecidos ni la información de dónde están los nietos secuestrados.”

“Entonces la cifra total de desaparecidos hay que postularla, no probarla en términos de una prueba de comprobación empírica. No hay comprobacion empírica porque la represión fue clandestina. Situarte en 8000 casos es suprimir la dimensión clandestina e ilegal de la represión”.

 “Entonces existe la necesidad histórica y política de estimar una cifra, de correrse de la lógica de la verificación, porque al que le toca hacer esa verificación es el Estado. El Estado es el que tiene que informar a cuántos asesinó y dónde están sus cuerpos, a cuántos bebés robó y dónde están ahora. El Estado tiene que informar. La dictadura nunca reveló sus archivos”.

“A esa clandestinidad de la represión, a ese cinismo macabro de no revelar dónde estaban los cuerpos de los desaparecidos y tener a los familiares buscando en muchos casos hasta hoy, al hecho macabro de que los secuestros producidos en aquel momento siguen siendo secuestros porque sigue habiendo hijos de desaparecidos que no sabemos dónde ni en manos de quién están, al hecho macabro de no dar esa información se responde con la cifra 30.000, que es justamente la denuncia expresa de que la información fehaciente no la tenemos, y no la tenemos por el carácter criminal y clandestino de la dictadura. El que ajusta de 30.000 a 8000, o la sola apertura de esa discusión, en estos términos, incurre a mi criterio en una canallada”.

La dictadura militar duró 2818 días. Hubo 4 Presidentes: Videla, Viola, Galtieri y Bignone. Pasaron 2 mundiales, 2 juegos olímpicos y 3 papas. Se cerraron 20.000 fábricas y se abrieron 340 centros clandestinos de detención.

La deuda externa se multiplicó por 6, la inflación acumulada durante el 1976 a 1983 fue de 517.000%. El mundial del 1978 costó u$s 500.000.000 y mientras se desarrollaba, desaparecieron 69 personas. El aumento de la pobreza pasó del 4,4% en 1975, al 37,4% en 1983.

Se prohibieron mas de 200 canciones de artistas argentinos y extranjeros. Mas de 600 libros fueron prohibidos, entre ellos, muchos infantiles. Se prohibieron mas de 200 películas extranjeras y 130 argentinas. Se le recortaron o censuraron partes a cientos mas.

Se enviaron 14.000 hombres a la Guerra de Malvinas, murieron 649 soldados y se suicidaron 350 veteranos una vez finalizado el conflicto armado. La dictadura disolvió el Congreso, prohibió los sindicatos y cercenó la actividad de los partidos políticos.

Se secuestró, torturó y/o desapareció a 30.000 personas. 9.000 casos fueron denunciados ante la Conadep. 490 personas nacieron en cautiverio durante la dictadura militar. Se calcula que 500.000 argentinos se exiliaron voluntariamente o forzosamente durante la dictadura.

El primer Estado en reconocer a Rafael Videla como Presidente fue EEUU. El FMI aprobó un Crédito Internacional de 110 millones de dólares el mismo día del Golpe Militar, aún cuando las nuevas autoridades no habían sido reconocidas por ningún país en el mundo.

Se estatizó la deuda privada de mas de 70 grandes Empresas. Entre ellas Techint, Fiat, Ford, City Bank, IBM, Banco Frances, etc. El monto total fue de alrededor de 22 mil millones de dólares.

“La memoria pincha hasta sangrar

A los pueblos que la amarran

Y no la dejan andar

Libre como el viento”

Si naciste entre 1975 y 1980, y tenés dudas sobre tu origen, comunicate con ABUELAS DE PLAZA DE MAYO (011) 4384-0983 – www.abuelas.org.ar

Dejá una respuesta